¿Que otras razones surcan como ríos subterráneos el arte de Llongueras? Su obsesión por la mujer, así como su admiración por el ingenio, la capacidad de seducción y de sorpresa continua adivinada en Dalí son fundamentales. Su fotografía, por ejemplo, juega en la oscuridad de los fragmentos del cuerpo femenino acosados, acariciados por algo tan incorpóreo como un rayo de luz; las figuras andróginas que ha escogido nos hablan del futuro de la estética; la ambigüedad de quien esconde en contraste con la obviedad de quien acumula; la sensualidad abarrocada de su dibujo, donde derrama un erotismo que entra por los ojos.
Ricard Mas Peinado. Crítico de arte

Desde pequeño puede que viendo como manejaba su padre la Agfa plegable, Lluís se sintió atraído por las técnicas fotográficas como medio de expresión. Viendo fotografías conocía mejor la familia, rincones de Montserrat o instantáneas de La Passió hechas en el exterior donde Ton hacía a la vez de ladrón en la cruz.

Las primeras pruebas para adquirir técnica fueron sacando partido de sus peinados con las caras más fotogénicas de sus clientas. El estilo claro, que los años 60 inició Richard Bayler lo sugestionaba y fue uno de los primeros en introducirlo en España para divulgar sus estilos con una imagen más vanguardista. Cuando llegó el color en los 50, sus viajes fueron más a menudo y su afición fue coleccionar situaciones, personajes y lugares con exotismo.

Realizó exposiciones en 1984 en la Agrupació Fotográfica de Barcelona, en la Galeria Sen de Madrid, inaugurada por Isabel Presley y José Luis de Villalonga y en 1986 en la renombrada Sala Aixelà. En esta ocasión, un joven escritor intelectual, Paco Umbral, se encargó de presentar las obras e inaugurar la exposición. En el 86 fue en el Club de la Imatge de Barcelona.

En los 90, en la Galería fotográfica de Arte de Malcolm Duc en el Paseo de Gracia, expuso la colección Rayos de Luz; las variantes del premio internacional. También en el Fons d’Art d’Olot en el 92. Las fotografías de sus peinados eran publicadas por el Diari de Barcelona, La Vanguardia, el ABC , el Noticiero o en revistas, entonces de moda, como Lecturas, incluso Marie Claire, Vogue y a Elle, las revistas francesas de más prestigio.

La fotografía fue utilizada también por Lluís como una técnica para desarrollar la escultura. También para acompañar la primera obra poética editada por Hymsa en el libro ilustrado con sus instantáneas más intimas, “Angel de Día, Musa de Nit”, en 1991. Su serie de fotografías “Raig de Llum” le valió el 2º Premio Internacional Dow Chemical, de 1989, en la que participaron más de 150 fotógrafos de todo el mundo.

 

En el año 2001 recoge algunas de las fotografías de la serie en un libro “Raig de Llum” y en 2009 la editorial Lunwerg publica el libro fotográfico “Art Models”. Fotografiando en su estudio del Putxet de Barcelona, cada pieza para publicar en revistas o libros editados, como el del Ayuntamiento de Barcelona, “Dones d’Art”, con paneles y banderolas que llenaron toda la ciudad anunciando su exposición en el Pati Llimona.

El arte fotográfico también ha sido para Lluís Llongueras un inmejorable medio técnico y artístico para divulgar su amplia obra en los distintos campos en que ha desarrollado su talento.